Gerson Gómez

Oct 22, 2018

Vicios de origen


 

Raya ya en el absurdo. La judialización, el uso de los tribunales electorales, a fin de revertir los resultados legítimos en las urnas.

Con el proyecto de sentencia en contra de Miguel Treviño en la alcaldía de San Pedro Garza García, redimensiona la utilidad y pertenencia, de los argumentos legales, por encima de la voluntad popular.

Se ha vulnerado la puerta de la democracia. Venido abajo toda la estructura de la jornada electoral.  Los Tribunales Electorales nacieron con la necesidad de contrapeso. Para equilibrar los excesos del partido mayoritario.

De los momentos históricos al carro completo. Donde exista la duda por lo cerrado de la contienda. Cuando algún candidato o instituto político utilizara la estructura del poder en beneficio de sus propuestas en la boleta.

Jamás antes los jueces tuvieron más poder, colocados en el centro de la polémica, como lo han empañado en Nuevo León en varios de los municipios.

Pareciera, por el contrario, funcionar al antojo emocional de sus caprichos. Al amparo de la sapiencia de los abogados defensores del voto, los encargados de mantener incólume los cotos de poder.

Aún ahora se discute, con dos varas distintas, varios de los procesos, lastimando genuinamente a los electores. Detonando el principal indicador de los ciudadanos: la confianza en las instituciones. Un vicio de origen. Una cruz más en el panteón de la ética civil.

 

Last modified on Domingo, 21 Octubre 2018 21:41