Omar Elí Robles

Jun 21, 2018

Mancharse las manos…


Mi general Sandoval les decía a los Alcaldes que si eran corruptos, que robaran en lo que se les antojara… pero que no tomaran dinero del crimen organizado.

Ese dinero viene manchado con sangre… y acarrea más sangre, les decía.

Pero no todos lo hicieron caso.

Con el tiempo hemos visto cómo a los gobernantes ya no les apura jugar con la vida de los ciudadanos y ciudadanas, los muertos son parte de la estadística, sin nombre, sin rostro.

Números, nada más.

Vaya a darse una vuelta al Hospital Metropolitano, orgullo de Nuevo León en tiempos de Alfonso Martínez Domínguez y de Jorge Treviño.

Pero desde entonces nada… ¡absolutamente nada!

El Hospital Materno Infantil, que con tantas buenas expectativas nació, se nos echó a perder… dejó de dar el servicio que daba por falta de inversión, de equipo, de materiales.

Se nos muere la gente.

Me gustaría que alguien revisara en el Hospital Universitario la cantidad de víctimas por casos de bacterias adquiridas allí.

¿Es normal?… yo no soy médico, pero no me suena que ello ocurra en hospitales privados.

Dejar que la gente se muera es convertirse en criminal, es igual que tomar dinero del crimen organizado.

No se vale…

 

Last modified on Jueves, 21 Junio 2018 00:11