Así es como la inactividad física afecta a tu cuerpo

Sep 13, 2018

La próxima vez que consideres elegir entre la televisión sobre una caminata, piensa detenidamente. Un estudio de la Organización Mundial de la Salud indica que una de cada tres mujeres y uno de cada cuatro hombres no realizan suficiente actividad física.

La inactividad está poniendo en riesgo a las personas a una enfermedad del corazón, desarrollar diabetes tipo 2, demencia y algunos cánceres.

En 2016, más de una cuarta parte (mil 400 millones) de la población adulta mundial no se ejercitó lo suficiente, según mostraron las investigaciones. La OMS agregó que desde 2001, se ha avanzado poco en la mejora de los niveles de actividad de las personas.

"A diferencia de otros grandes riesgos mundiales de salud, los niveles de actividad física insuficiente no están disminuyendo en todo el mundo, y más de un cuarto de todos los adultos no están alcanzando los niveles recomendados de actividad física para una buena salud", advirtió la Dra. Regina Guthold de la OMS.

Se aconseja a las personas que realicen al menos 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada por semana o 75 minutos de actividad física de alta intensidad.

El Dr. Luke Powles, de Bupa UK, le dijo a HuffPost UK que mantenerse activo es importante ya que nos ayuda a mantener un peso y una presión arterial saludables, lo que a su vez mantiene nuestro corazón sano. Pero, ¿de qué otra forma nos puede ayudar?

Si no haces ejercicio, puedes desarrollar sobrepeso, lo que puede poner al corazón bajo una mayor presión, comentó el Dr. Powles. Esto puede conducir a un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, ataque cardíaco y diabetes tipo 2.

El exceso de peso también puede provocar un aumento de la presión sobre nuestras articulaciones, como las rodillas, lo que dificulta el ejercicio.

"Los esqueletos fueron diseñados para un peso, llevar más peso del que puede soportar puede aumentar la carga de las articulaciones que lo soportan, lo que puede acelerar el desgaste y el desgaste, aumenta el riesgo de artritis", explica.

El ejercicio también está relacionado con niveles más altos de colesterol HDL, o "colesterol bueno", que se ha descubierto que nos protege contra las enfermedades cardíacas.

La inactividad física también puede tener un impacto negativo en nuestros músculos y huesos, dice Mike Primett, fisioterapeuta de Bupa Clinics. Esto se debe a que los músculos responden a las demandas que les hacemos y, por lo tanto, cuanto más los usemos, más fuertes serán.

"Si no haces ejercicio, tus músculos no serán tan fuertes", explica. "Y no solo se debilitan los músculos: la falta de ejercicio también puede afectar nuestros huesos".

"Mantenerse activo nos ayuda a mantener niveles de calcio y densidad ósea saludables, previniendo los huesos frágiles. Además, se ha comprobado que el ejercicio ayuda a prevenir los tropiezos y las caídas. Como tal, las personas que evitan el ejercicio son propensas a tener huesos más débiles, junto con una mayor exposición a situaciones en las que pueden ocurrir fracturas".

No es ningún secreto los beneficios que también tiene a la salud mental. La actividad física libera endorfinas y serotonina, que son sustancias químicas naturales que se "sienten bien", lo que ayuda a elevar nuestro estado de ánimo.

"Estos son obviamente positivos para las personas que hacen ejercicio, pero, por el otro lado, las personas que dejan de hacer ejercicio con regularidad pueden encontrar que su estado de ánimo disminuye", agregó el Dr. Powles.

"Además, el ejercicio puede ser un buen mecanismo de adaptación para las personas que enfrentan altos niveles de estrés o ansiedad. Esto se debe a que puede ayudar a desviar nuestra atención hacia algo positivo, lo que nos permite mantener la cabeza despejada y combatir el estrés".

Los estudios han encontrado que las personas que hacen más ejercicio duermen mejor y se sienten más enérgicas, por lo que si se detiene de repente podría hacer que se sientan aún más cansado y letárgico, y es posible que no puedan dormir tan bien como antes.

Las personas que no hacen ejercicio en absoluto también pueden encontrar que su sistema inmunológico sufre. Esto se debe a que el ejercicio moderado puede ayudar a mantener bajos los niveles de la hormona del estrés cortisol.

"Si esto se mantiene elevado durante períodos de tiempo más largos, puede reducir la capacidad del sistema inmunitario para defenderse de insectos y enfermedades", agrega el Dr. Powles. "También se ha demostrado que el ejercicio regular ayuda a reducir el riesgo de algunos cánceres".

 

Fuente: Excelsior.com.mx – eitmedia.mx

Eit Life & Style - Vida - Festivales - Gastronomía - Lugares - Moda - Lujo - Sorprendente Periódico Digital - Portal de Noticias - Portal Informativo - Últimas Noticias - Periódico - Noticias - News - Último Minuto - Portal Web - Mundo - Mundo Digital - Informativo Digital - Media - Vida - Estilo - Festivales - Gastronomía - Bienes Raíces