Gerson Gómez

Abr 12, 2021

El cielo de Dante


 

 

Sus apuestas son firmes. Controla a voluntad las designaciones, los presupuestos y los acuerdos al interior de Movimiento Ciudadano.

Dante Delgado es un hombre pragmático en exceso. Reconstruyó la franquicia. La volvió fórmula ganadora.

En la mesa de los acuerdos políticos nacionales se acuerda con él. Sus perfiles de electores impacta en los menores de 35 años. 

Por eso utiliza figuras carismáticas y desechables. De preferencia inocuos y ocurrentes. Las inversiones son en redes sociales, en uso de plataformas informáticas digitales y en encuestas pagadas a modo.

Ha blanqueado el color de sus candidatos. Resultan escasas, a cuenta gotas, la inclusión de paridad de género, con perfiles ganadores.

Nuevo León y Jalisco ya han rendido frutos. Tan amplios como para pensar en distribuir el presupuesto del INE.

El Movimiento Ciudadano de Dante Delgado carece de fuerza en la defensa de los sufragios. Su estructura electoral se centra solo en las zonas urbanas. Y solo en algunas, de clase media hacia arriba.

En la base, donde el PRI y el PAN con sus programas sociales y ahora MORENA con los servidores de la nación, Movimiento Ciudadano es frágil y desplazable.

Ahí es donde la avalancha de votos, la compra de voluntades, en la zona popular, el efecto espejo no se refleja. 

Movimiento Ciudadano ya llegó a su techo. Lo siguiente, viene en descenso.

  

Los artículos firmados son responsabilidad de sus autores y los no firmados de la redacción.

 

Last modified on Lunes, 12 Abril 2021 01:10