Gerson Gómez

Nov 15, 2018

Sentencias y votos


En la logística democrática la soberbia es pecado capital. Arrastrados por la coyuntura política, los militantes de MORENA en Nuevo León han pugnado por la candidatura en solitario, desprendiendo al PES y al PT de la coalición.

Desobedecen las resoluciones judiciales escudadas en la altanería sufragista. En las obcecadas mentes fragmentadas de sus liderazgos emergentes.

Desprecian al PT y a su candidato. Le lavan el cerebro a la diputada federal en funciones, haciéndole creer la oportunidad real de triunfo.

La coalición de Juntos Haremos Historia en la frustrada elección obtuvo poco más del 20 por ciento del electorado. Con tres representantes de regidores en la municipalidad.

La negociación por los espacios será aprovechada por el PRI o el PAN, quienes necesitan de esos votos para derrotarse.

También Aldo Fasci, quien encabeza la seguridad publica en el estado, deberá estar renunciando a sus funciones, a fin de competir por los pocos votos de su candidatura independiente.

En igualdad de condiciones se encuentran los partidos minoritarios en vía de extinción como el PRD, Nueva Alianza, Movimiento Ciudadano y algunos otros independientes, quienes están negociando con el PRI o el PAN, para movilizar a sus pocos adheridos.

MORENA y el PES, de mantener su conducta separatista del PT, serán los verdaderos perdedores de la contienda, por encima del PRI o el PAN.

 

 

Last modified on Jueves, 15 Noviembre 2018 22:25