Eloy Garza González

Jul 16, 2019

Alternativas a la Cartilla Moral para que no se enoje el obispo de Puebla


Alfonso Reyes escribió por encargo la Cartilla Moral, tras dejar su misión diplomática. O sea, esta obrita tan aburrida, tan tediosa y repleta de lugares comunes, la escribió Reyes para ganarse unos centavos.

 

Con ese ingreso que obtuvo del gobierno mexicano, nuestro escritor se compró una casita muy mona, de dos pisos, en la Cuauhtémoc, Ciudad de México.

 

Si AMLO quiere imprimir millones de ejemplares de la Cartilla Moral, yo no me opongo. Eso sí: no espere que ningún mexicano se vuelva mejor persona, padre de familia y ciudadano, leyendo este opúsculo que de plano, ni fu ni fa. Estas virtudes públicas no se adquieren nada más leyendo un librito, sino yendo a la escuela. Así de simple.

 

Yo, por mi parte, prefiero muchos otros textos de Reyes, sobre todo, los eróticos, los cachondones, de los que elegí varios para formar una linda antología cuando yo era joven, hace mil años y que titulé: El erotismo en Alfonso Reyes (UANL, 1988).

 

Le recomiendo a AMLO que la revise y la imprima en vez de la Cartilla Moral. Al cabo el Obispo de Morelia como quiera se le va a encabronar. Con riesgo de que nos excomulgue a todos. Incluido Reyes, que en Gloria esté.

 

Ahora bien, si AMLO quiere publicar un texto que eduque a los ciudadanos en la libertad, le recomiendo, antes que la Cartilla Moral, un texto escrito en la Nueva España, por una monja inquieta: Respuesta a Sor Filotea de la Cruz, de Sor Juana Inés de la Cruz.

 

En esta carta de Sor Juana, no solo se incubó el feminismo. También explica con lujo de detalles su ilimitada ambición por conocer. Y dentro de esa ambición, el valor más sagrado que tenemos los seres humanos: la libertad.

 

Imbricado entre pasajes de su autobiografía y consejos dispersos, Sor Juana declara su amor incondicional por las letras. Y el estudio. Confiesa que lee muchos autores, porque “lo que no entiendo en un autor, lo suelo entender en otro que parece muy distante; y esos propios, al explicarse, abren ejemplos metafóricos de otra artes”.

 

O sea, hay que leer y saber de todo. Sor Juana aboga por el conocimiento general y no por la especialización. Luego, cuando parece que el interés del lector decae, Sor Juana dice cosas muy curiosas: “Si Aristóteles hubiera guisado, mucho más hubiera escrito”. A la monja le encantaba pensar y cocinar. A veces, al mismo tiempo.

 

AMLO debería mandar publicar esta carta de Sor Juana. Y si quiere, igual puede imprimir la Cartilla Moral. Y de paso, las obras completas de Carlos de Sigüenza y Góngora. Y después, Los Sentimientos de la nación de Morelos. Y todo lo que sea cultura e historia.

 

Al cabo, mejor gastar el presupuesto público en estas publicaciones que no hacen daño a nadie, en vez de esos gigantescos cacharros que a mediano plazo, no servirán para nada, como la refinería de Dos Bocas. Pero AMLO sabe qué hacer finalmente con su reputación como mandatario. Allá él.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Last modified on Martes, 16 Julio 2019 09:17