Omar Elí Robles

Jul 01, 2020

El maletín de Muñoz Ledo


 

Leía con avidez en aquellos tempranos 80 sobre la política mexicana... y ahí Porfirio Muñoz Ledo era un intelectual político forjado en las tertulias, en los debates y en el duro trato de don Jesús Reyes Heroles...

Aquel viejo tuxpeño que no fue Presidente de la República nada más porque de carisma tenía lo mismo que yo de gûero.
 
Ahí Muñoz Ledo empezaba un periodo de madurez que se forjaba desde la competencia con tipos de la talla de Moya Palencia, o Santiago Roel.
 

Fuese en persona o fuese a través de dimes y diretes en los medios de aquellos tiempos, era una delicia leer sus declaraciones.

 

En esos tiempos López Obrador era una broma...

López Obrador... Kike Olivares Ventura... Manuel Aguilera... Pesqueira...
 

Eran una retaguardia de políticos que vivían, unos, de la herencia intelectual y afectiva de sus padres... otros quienes se guarecían a la sombra de políticos frondosos y otros porque se arrastraban y lambisconeaban.

Solo un lambiscón de tal envergadura hubiera en su tiempo compuesto un desastroso himno al PRI, con la idea que con ello se ganaba el favor de los poderosos.
 
Porfirio Muñoz Ledo fue en el 88 la fuerza intelectual que decidió renunciar a sus propias aspiraciones para impulsar las de Cuauhtémoc Cárdenas, menos luminoso que él, pero con un nombre y una herencia valiosísima.
 

Fue Muñoz Ledo quien nos llevó a muchos a reunirnos en torno a esa fuerza arrolladora de la izquierda renaciente... sin Muñoz Ledo los triunfos en el gobierno de la capital del país, las gubernaturas y ahora la Presidencia de la República fuesen meras fantasías...

 

A sus ochenta y tantos, Porfirio muestra que la edad no es factor detonante para la decrepitud o para la demencia senil.

 

Según López y sus cuentas, es 19 años menor que Muñoz Ledo, pero la verdad, honestamente, las ideas, la claridad, la lucidez del actual diputado federal son ante las incapacidades del presidente, una diferencia como el cielo y el mar... igual de azules pero muy, muy lejos uno del otro.

Cuarenta años después algunas cosas siguen igual, Muñoz Ledo es un tipo brillantísimo y valiente... López se debería sentir orgulloso de cargar el maletín de Muñoz Ledo.

Last modified on Miércoles, 01 Julio 2020 23:58