Obtienen nuevos resultados sobre composición de Marte

Abr 12, 2019

La poca cantidad de metano en Marte, y la evidencia de cómo la reciente tormenta de polvo en el “planeta rojo” afectó al vapor de agua en la atmósfera, son algunos de los resultados del ExoMars Trace Gas Orbiter (TGO), de la Agencia Espacial Europea.

Los nuevos informes del TGO sobre este gas en Marte, señalaron que hay un límite superior de 0.05 "partes por billón por volumen" (ppbv), es decir, 10 a 100 veces menos que todas las detecciones anteriores.

La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) destacó que los resultados de esta investigación muestran que en ese planeta hay 0.012 ppbv de metano y se logró a 3 kilómetros de altitud.

“Tenemos señales de alta precisión de rastreo de datos de agua dentro del rango donde esperaríamos ver metano, podemos informar un límite superior modesto que sugiere una ausencia global de este elemento”, dijo el especialista del Instituto de Investigación Espacial, Academia de Ciencias de Rusia, Moscú, Oleg Korablev.

El científico señaló que las mediciones de alta precisión del TGO parecen estar en desacuerdo con las detecciones anteriores, las cuales indican la presencia de este compuesto en cantidades considerables de hasta 45 ppbv.

En este sentido, el robot Curiosity de la NASA, que exploró el cráter Gale desde 2012, identificó un nivel de fondo de metano que varía con las estaciones entre 0.2 y 0.7 ppbv, con algunos picos de nivel superior.

Por su parte, Hakan Svedhem, experto del proyecto TGO de la ESA, afirmó que a pesar de estos resultados negativos, no cuentan con todos los datos para determinar si existe en cantidades considerables o no.

Otro de los resultados publicados en la revista Nature, apuntó que desde el inicio y desarrollo de la tormenta, el aumento de polvo afectó al vapor de agua en la atmósfera, importante para comprender la historia del agua en Marte a lo largo del tiempo.

“En las latitudes norte vimos características como nubes de polvo en altitudes de alrededor de 25 a 40 kilómetros que no estaban allí antes”, mencionó.

La científica Ann Carine Vandaele indicó que “en las latitudes del sur vimos capas de polvo que se desplazaban a altitudes más altas", el aumento de vapor de agua en la atmósfera ocurrió durante pocos días en el inicio de la tormenta, esto indica una reacción rápida de la atmósfera a la tormenta de polvo”.

La ESA precisó que, estas observaciones son consistentes con los modelos de circulación global, donde el polvo absorbe la radiación solar, calentando el gas circundante y causando que se expanda, a su vez redistribuyendo otros ingredientes, como el agua, en un rango vertical más amplio.

Asimismo, se establece un mayor contraste de temperatura entre las regiones ecuatoriales y polares. Además, debido a las temperaturas más altas, se forman menos nubes de hielo y agua, que de manera regular limitarían el vapor de agua a altitudes más bajas.

 

Ntx-Eitmedia.mx