Cacerolapp, la aplicación para armar ruido sin tener que abollar tus cacerolas Sputnik - © CC BY 2.0 / Frédérique Voisin-Demery / Casserole

Cacerolapp, la aplicación para armar ruido sin tener que abollar tus cacerolas

May 20, 2020

Disponible para teléfonos celulares, es ideal para sumarse a cualquier protesta en la que las consignas se vehiculen mediante el golpeo de cazos y cacerolas. Su sofisticación aséptica conviene perfectamente al estrato social que lidera en estos momentos las protestas en España contra el Gobierno.

Las nuevas tecnologías también han llegado al mundo de las protestas. En España, país que atraviesa una profunda conmoción económica a raíz de la pandemia de COVID-19, diversas protestas han prendido en los últimos días en oposición a la gestión de Gobierno durante la crisis sanitaria y económica.

"Ya no uses calderos, ollas y sartenes para hacerte escuchar. Cacerolapp, la mejor App del cacerolazo, te ayuda a dejarte sentir en todo tu vecindario", reza en la página del perfil de la aplicación en Google Play.
Diseñada para el entorno de Android, Cacerolapp, cuyo nombre remite a cacerolada o cacerolazo, está causando furor en esta época de confinamiento y cuarentena. Con ella el teléfono se convierte en un estruendoso artefacto con diferentes ritmos según corresponda a los ánimos de protesta del usuario y sin necesidad de aporrear un cazo. Enojada, Alarmosa, Bullosa, Intensa, Cacerolín, Ta-Ta-Takí Tá (rítmica), En la calle, Mi vecindario, En mi ventana y En la marcha, son los nombres de los distintos tonos que ofrece la aplicación. Una vez escogido alguna de ellos, la pantalla del teléfono visualiza la imagen de una cacerola soportando el golpe de un utensilio de cocina semejante a un cucharón.

 

El origen analógico

El término cacerolada o cacerolazo remite una forma de protesta pacífica ciudadana vista por primera vez en Francia durante la década de los años treinta del siglo XIX y, más adelante, en Argelia en 1961 con motivo de su guerra de independencia.

Pero el imaginario colectivo tal vez las asocie antes con protestas más recientes, como las acaecidas en diversos países de Sudamérica a partir de los años setenta. Se acudía a esta forma de protesta contra las dictaduras militares en Chile y Argentina, pero luego su uso se extendió ante las crisis socioeconómicas de años posteriores, también en Venezuela y Colombia.

 

 

En España, las caceroladas actuales discurren en los barrios más pudientes de la capital y otras ciudades de su geografía. Antes fueron características de las masivas protestas del movimiento 15M y del proceso independentista catalán. Se da la circunstancia de que Cacerolapp surge en un momento en que las protestas en España son lideradas por las clases altas, de ahí que la sofisticada virtualidad de una cacerola haya convenido perfectamente a la imagen de una capa social cuya relación con los utensilios de cocina suele delegarse a sus empleadas del hogar.

 

 

 

Fuente: Mundo.Sputniknews.com