El Gobierno británico veta a Huawei de la red 5G Huawei

El Gobierno británico veta a Huawei de la red 5G

Jul 14, 2020

La industria de telecomunicación del Reino Unido dejará de utilizar nuevos componentes de la empresa china Huawei en la red 5G desde final de año, según anunció en el Parlamento de Westminster el ministro de Digital, Cultura, Medios y Deportes, Oliver Dowden.

Además, el sector contará de plazo hasta 2027 para retirar todos los productos de la compañía china de la infraestructura de la revolucionaria red de nueva generación, de acuerdo con la nueva posición del Gobierno conservador de Boris Johnson.

"Para ser claros, desde finales de este año, los operadores de telecomunicaciones no deben adquirir equipo de 5G de Huawei", resaltó el ministro.

IMPACTO ECONÓMICO

El titular de Digital reconoció el daño económico y tecnológico que conlleva vetar al líder mundial en la tecnología punta de comunicación a gran velocidad.

La instalación de la 5G a nivel nacional se demorará entre 2 y 3 años, con el consiguiente retraso en las conexiones individuales y corporativas y con un gasto adicional de "cientos de millones" de libas esterlinas, según Dowden.

"Reino Unido está actuando rápido, decisivamente y con prioridad a nuestros socios", declaró en la Cámara de los Comunes.

En mayo de 2019, el Gobierno de EEUU puso en la lista negra a Huawei por sus presuntas conexiones con la inteligencia china y estuvo presionando a otros países para que se abstengan de usar el equipo de esa firma al adoptar la tecnología 5G.

LAS SANCIONES DE EEUU

La prohibición representa un drástico giro de estrategia del Ejecutivo de Boris Johnson, que el pasado enero aprobó la continuidad limitada de Huawei en la construcción de la nueva red nacional de telecomunicaciones.

Se definió a Huawei como "suministrador de alto riesgo" y se restringió su participación al 35 por ciento del espectro 5G y a secciones no críticas de la infraestructura.

Dowden justificó el giro político en las sanciones impuestas a Huawei por Estados Unidos el pasado mayo.

"Debemos tenerlas en cuenta", dijo a los parlamentarios.

El primer ministro presidió una reunión del Comité Nacional de Seguridad antes de la comparecencia ministerial sobre Huawei.

Sobre la mesa estaba el informe sobre las consecuencias del nuevo régimen sancionador en la presencia y expansión de la firma china en la red 5G, que Johnson encargó al Centro Nacional de Seguridad Cibernética, que tiene una unidad de evaluación centrada en Huawei.

Las nuevas medidas restrictivas se incluirán en el proyecto de ley de Seguridad en las Telecomunicaciones, cuya publicación se retrasará ahora hasta el otoño.

Una sustancial minoría de diputados conservadores han amenazado con boicotear el proyecto legislativo si no tienen suficiente confianza de que se eliminará a Huawei de la nueva red.

COMPLICACIONES

Por su parte, la industria alerta de que una retirada apresurada de los componentes ya instalados puede provocar parones en las conexiones móviles.

Huawei lleva más de 20 años operando en Reino Unido y cooperando con BT y otros grupos británicos en la instalación de las redes de comunicaciones de las generaciones previas a la 5G. 

La revisión del Centro Nacional de Seguridad Cibernética (NCSC, en sus siglas en inglés), acepta que las sanciones estadounidenses dañarán "seriamente" el acceso de Huawei a sus proveedores en "cualquier parte del mundo".

Así, la compañía tendrá que construir una nueva cadena de suministro de semiconductores y otros componentes informáticos que los técnicos de seguridad del Gobierno británico se sienten incapaces de evaluar con vigor.

"Creemos que (las sanciones) forzarán cambios importantes en los productos que Huawei suministra en el Reino Unido y su revisión será un desafío mayor e incluso una tarea imposible", sostiene el NCSC.

El informe concluye que la penalización extraterritorial decretada por la administración republicana de Donald Trump supone un "incremento del riesgo" que el productor y operador chino presentará en Reino Unido.

Y recomienda al Ejecutivo de Johnson que prohíba dentro de seis meses la adquisición de productos de Huawei para la red 5G y que proponga a los operadores desmontar los componentes ya instalados del etiquetado “suministrador de alto riesgo”.

En este sentido, la división especializada en cibernética del Cuartel General Gubernamental en Comunicaciones (GCHQ) considera "prudente" retirar en un periodo de siete años los componentes de Huawei que están integrados en la infraestructura de 5G.

CORTES DE SERVICIO

"Si se desmontan a un ritmo demasiado acelerado, se corre el riesgo de interrumpir los servicios de comunicación móvil, lo cual no es recomendable en términos de seguridad", explicó a Sputnik un técnico próximo a la agencia oficial.

La extensión de la fibra óptica –que avanza por el noroeste de Londres en las últimas semanas– también se verá afectada por la acción contra Huawei.

En este apartado, sin embargo, el Gobierno abrirá un "periodo de transición" para dar tiempo a las empresas a reemplazar su dependencia de Huawei por productos de otros proveedores.

Fuentes de seguridad aseguran que las amenazas de EEUU de cortar a Reino Unido del intercambio de datos confidenciales si no se vetaba al productor chino de la red 5G no tuvieron peso real a nivel operativo.

El NCSC sostiene que el "Estado chino (y agentes asociados) han lanzado y continuarán lanzando ataques cibernéticos contra el Reino Unido y sus socios". 

 

Fuente: Mundo.Sputniknews.com

Last modified on Martes, 14 Julio 2020 17:25