Resuelven con girasoles problemática en el campo Efraín Aldama

Resuelven con girasoles problemática en el campo

Ene 12, 2021

La comunidad de La Chona (La Ascensión), municipio de Aramberri, Nuevo León, no volverá a ser la misma luego de esos floridos campos de girasoles que llegaron para quedarse.

Hace un año los directivos y maestros de la Facultad de Agronomía de esa unidad buscaban una alternativa para la alimentación del ganado y que resistiera los crudos inviernos de esa zona montañosa.

La respuesta estaba en una buena práctica que el ingeniero Efrén Montaño conocía: cultivar girasolesque han funcionado en Estados Unidos. Tres variedades: Hornet, Daytona y Colbalt II. No son para consumo humano y su aporte de grasas es importante.

 

Se adaptaron a todo y todos a ellas

 

En entrevista el ingeniero Carlos Hernández Martínez, coordinador de la Unidad La Ascensión de la Facultad de Agronomía en Aramberri, contó que luego de proveer una alimentación basada en los girasoles, vieron un cambio corporal en el ganado, pues las cabras produjeron más leche y cabritos.

El maestro de la Universidad Autónoma de Nuevo León Efrén Montaño contó que el maíz que la gente siembra en la zona empieza a tener problemas cuando la temperatura baja a los cuatro grados centígrados. Pero los girasoles pueden resistir hasta los menos cinco grados.

“Al principio no lo querían los animales, no les gustaba [el girasol]. Una vez que lo conocieron y que lo dosificamos, lo estaban esperando. Fueron cumpliendo con las expectativas”, destacó.

 

Mejor suelo, ensilado y agroturismo

 

Son muchas las ventajas de cultivar girasoles en esa zona. Eso lo sabe bien la estudiante de agronomía Ana Gloria Martínez Montero. Ella cursa el noveno y último semestre mientras desarrolla la tesis: “Evaluación y calidad nutricional de tres variedades de girasol”.

Ana cuenta que luego de sembrar ajo se aprovechan los nutrientes en la tierra para cultivar girasoles. Entonces el cultivo sirve para rotar el suelo y para alimentar al ganado. Es la mejor alternativa para el crudo invierno que ahí se vive.

El maestro Carlos Hernández es su asesor. Él agrega que también el girasol se puede consumirse en verde y/o ensilar para guardarlo hasta el invierno mientras se consume la soya, avena o alfalfa.

Los hoteles de la comunidad se han llenado de visitantes que llegan atraídos por las flores. Y quienes posan son, sobre todo, recién casados y quinceañeras. Los girasoles también contribuyen con un agroturismo en ciernes de esa montañosa zona.

 

Fuente: Puntou.uanl.mx - Luis Salazar eitmedia.mx