La pandemia no detiene la celebración de San Pedro en las calles de Venezuela Unsplash

La pandemia no detiene la celebración de San Pedro en las calles de Venezuela

Jun 30, 2021

Por segundo año consecutivo las tradiciones culturales venezolanas se han visto alteradas por la pandemia del covid-19. Sin embargo, ni el temor al contagio, ni la presencia policial lograron detener el martes la pasión por la Parranda de San Pedro de los pobladores de la periferia este de la capital.

Cuatros y maracas son los instrumentos protagonistas en el acto cultural. La parranda es celebrada solo por hombres, quienes se visten de traje negro, sombrero de copa, un pañuelo rojo en el cuello y alpargatas.

Uno de los parranderos lleva traje de mujer y en brazos una muñeca de trapo, que representa a María Ignacia, una esclava que habitó esas tierras en épocas de la colonia española, la cual pidió al santo por la salvación de su hija y prometió cantarle cada 29 de junio si esta se recuperaba.

Entre los poblados de Guarenas y Guatire se debate dónde comenzó la parranda. Incluso, la tradición oral es diferente para ambos.

En la ciudad de Guarenas aseguran que la fiesta de San Pedro surgió como una protesta de las comunidades esclavas contra sus patrones, a la que María Ignacia se sumó tras el milagro concedido a su hija y posterior a eso la iglesia la incorporó. En Guatire afirman que el milagro fue lo primero que ocurrió.

"Para mi significa un orgullo, un reconocimiento a los esclavos que fueron quienes empezaron con esta manifestación, que fue una protesta hacia al patrón por el maltrato, luego viene el milagro, que es la parte que yo represento, y pasó a ser eclesiástica", explicó a Sputnik Ramón Noria, quien este año cumplió 61 años como parrandero y quien actualmente representa a María Ignacia.

MÁS ALLÁ DE LA RELIGIÓN

Este año la iglesia católica no realizó la misa en Guarenas, pero eso no impidió que las familias que desde hace más de 60 años celebran el San Pedro salieran a las calles.

"Es la primera vez en tantos años que el obispo no oficia la Parranda de San Pedro, (pero) no por eso deja de ser la parranda de San Pedro de Guarenas (…), no por eso dejamos ser lo que somos, la parranda nació en Guarenas, en la Hacienda de San Pedro", dijo Antonio Nuñez, uno de los participantes en el acto.

Los parranderos de Guarenas, que además el martes celebraron el traspaso de la cabeza de la parranda a la tercera generación de los hombres de la familia Núñez, recorrieron las calles del pueblo arriba, como se conoce a una de las zonas más antiguas de esa ciudad.

En el caso de Guatire, donde hay al menos tres agrupaciones de la Parranda de San Pedro, cada una se reunió cerca de su sede a bailar y a cantar, luego de la misa católica.

En esta tradición, mientras suenan las maracas y los cuatros, los parranderos cantan improvisando letras dirigidas a quienes los acompañan, a los que cumplen alguna promesa, o a las generaciones de niños que, con trajes llamados tucusitos, danzan al ritmo de la música.

"Desde que tengo uso de razón celebro el San Pedro, muchos ven el San Pedro como una fiesta, otros como una tradición, pero para el guatireño es parte de esencia, porque lo llevamos en los genes, desde que nacemos de generación en generación. El San Pedro nace de un milagro", dijo a esta agencia Denis Flores, de 63 años, uno de los representantes de la parranda de Guatire.

Con sus rostros pintados de negro en honor a las comunidades afro que habitaron esas zonas, los parranderos dijeron con orgullo a esta agencia que se han mantenido en pie durante guerras, dictaduras y ahora pandemias, y aseguraron que seguir celebrando sus tradiciones culturales les permite sentirse vivos en medio de todas las dificultades que atraviesa Venezuela.

 

Fuente: Mundo.Sputniknews.com

-  eitmedia.mx 

Last modified on Miércoles, 30 Junio 2021 13:49