Sin música, ferias o espectáculos, la cultura española celebra su funeral Pixabay

Sin música, ferias o espectáculos, la cultura española celebra su funeral

Dic 11, 2020

El sector de los eventos y espectáculos culturales salió este viernes a las calles de 19 ciudades de toda España en un simbólico y masivo funeral, con el objetivo de llamar la atención de las administraciones antes de que la pandemia aseste un golpe letal a su trabajo.

"Salimos para representar el evento más triste que podríamos organizar: un funeral por el sector. No estamos muertos, no, pero si no se toman medidas pronto, la escena cultural y de eventos quedará arrasada por la crisis", manifestaron en un comunicado los impulsores de la protesta, el movimiento Alerta Roja.

Reclaman medidas urgentes y adecuadas para salvar un sector que agrupa a más de 800.000 profesionales en toda España, muchos de los cuales vieron desaparecer sus ingresos con el cierre de salas de conciertos, la suspensión de ferias o la cancelación de los espectáculos.

 



Los representantes del mundo de los eventos denuncian que llevan "cerca de diez meses sin trabajar" y critican que "serán los últimos en volver" por culpa de la "inacción" de gobiernos y dirigentes políticos.

Es un escenario dramático que mantiene al sector en pie de guerra, y que llevó a cientos de trabajadores a protestar en las calles de ciudades como Barcelona, Madrid, Granada, Sevilla, Valencia o Zaragoza.

UN GRITO TRAS MESES DE AGONÍA



Son cantantes, guitarristas, bailarines, mánagers... pero también profesionales invisibles con tareas imprescindibles para que el show siga adelante: técnicos de sonido, trabajadores de catering, roadies, publicistas o backliners.

Es el caso de Guillem, un freelance en el mundo de la producción que trabaja para algunos de los principales festivales de Barcelona -el Primavera Sound, el Sónar o el Cruïlla- además de eventos tan importantes como el Mobile World Congress.

 



Cuando comenzó la pandemia tenía un contrato fijo con una empresa que preparaba a mediados de febrero la celebración del Mobile, el primer gran evento que fue cancelado en España por el coronavirus.

"Pasamos de tener una agenda de eventos inmensa a tener que llamar a técnicos y a todo el mundo para decirles que no había trabajo, y yo me quedé poco después en el paro", cuenta Guillem a Sputnik desde la manifestación convocada en Barcelona.

Le acompaña su amigo Jordi, técnico de sonido, que cuando estalló la crisis sanitaria,estaba de gira con una de las artistas más conocidas en el panorama musical español, la cantante Bad Gyal.

De los más de 70 conciertos previstos solo se llegaron a celebrar tres. "Dejó de llegar el dinero, de un día para el otro me dijeron que no podía ir a trabajar y llevo siete meses en casa, pagando impuestos pero sin cobrar nada", lamenta este profesional.

Ambos consideran que las administraciones no se preocuparon por su sector tanto como por el turismo, la restauración o los deportes durante los meses de pandemia.

La mayoría de trabajadores que se dedican a los eventos son autónomos, por lo que la falta de trabajo supone una pérdida de ingresos y les arroja a un escenario de gran precariedad económica.

"Siento que se tendría que tomar más en serio a un sector que da mucho trabajo, de forma directa e indirecta, a hoteles, restaurantes, taxistas, tiendas... Es un abanico inmenso y un gran motor de la economía, aunque a menudo se nos vea cómo la farándula", señala Guillem.

Su aporte al país no es solo económico, recuerdan, sino también emocional para una sociedad que necesita música, espectáculos, entretenimiento y cultura, quizás ahora más que nunca.

EXIGEN SOLUCIONES ADECUADAS Y SUFICIENTES



La banda barcelonesa "The Climb" iba a presentar su segundo disco el 20 de marzo, pero la llegada del covid-19 puso un punto y aparte al proyecto y obligó a cancelar una veintena de conciertos que tenía programados.

Explica su vocalista, Lyca, que se siente afortunado porque tiene un trabajo además de la banda; su guitarrista corrió peor suerte, porque vive exclusivamente de la música y lleva desde entonces sin cobrar.

Desde Alerta Roja sostienen que las "tímidas medidas" que puso en marcha el Gobierno y las distintas administraciones no llegaban a resolver el 10 por ciento de los problemas que atraviesan los profesionales de la industria.

"Que nos den soluciones para poder volver a hacer nuestro trabajo, porque estamos todos estancados y no vemos ni ayuda ni una luz al final del túnel", dice el músico.

A su lado asiente Bárbara, que trabaja una orquesta y dos bandas de versiones y también disfrutaba de una ajetreada vida profesional antes de la pandemia, con más de 120 bolos y conciertos en el calendario que fueron posteriormente cancelados.

Esta artista lamenta que ella y sus compañeros se están "muriendo de hambre desde marzo" mientras en todo el país progresivamente volvieron a abrir bares y restaurantes, iglesias, canchas de fútbol y próximamente pistas de esquí.

"Insuficientes" e "incoherentes" son los adjetivos que utilizan estos profesionales para definir las ayudas recibidas hasta la fecha.

Entre las demandas de Alerta Roja está precisamente el reconocimiento a las particularidades de una industria caracterizada por la intermitencia de actividad y la temporalidad de gran parte de sus trabajadores, algo que dificulta el acceso a prestaciones o subsidios.

Esto les sitúa en una situación "alarmante" y tan grave como la de otros sectores económicos impactados por la pandemia.

Los impulsores de Alerta Roja llegaron a reunirse con el ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, y la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, pero no fueron recibidos por el Ministerio de Seguridad Social, tal como solicitaron.

Denuncian que los dirigentes del Gobierno les hicieron promesas que luego incumplieron, y critican el prevalecimiento de estrategias políticas y partidistas por encima de la urgente necesidad de familias y empresas.

"La gente está vendiendo sus instrumentos, vendiendo camiones, altavoces y equipos para poder sobrevivir. Por supuesto que estamos en un funeral, nos damos por muertos", zanja Bárbara, vestida de luto, dice, por su futuro profesional y el de sus compañeros. 

 

Fuente: Mundo.Sputniknews.com

Last modified on Viernes, 11 Diciembre 2020 14:24