Llega el carnaval judío Purim y rabinos piden romper la tradición y evitar la embriaguez Pixabay

Llega el carnaval judío Purim y rabinos piden romper la tradición y evitar la embriaguez

Feb 24, 2021

Este jueves se celebra Purim, el carnaval judío, durante el cual el público se disfraza, come dulces y se emborracha; un grupo de rabinos ultraortodoxos ha pedido encarecidamente no embriagarse este año para evitar violar las restricciones sanitarias y causar más contagios de coronavirus.

"El estado de intoxicación es muy peligroso y obsceno durante la severa pandemia del coronavirus, ya que es sabido que el alcohol embota y elimina la claridad de pensamiento en la mente del intoxicado, él podrá no comportarse con el cuidado necesario como para salvaguardar tanto su salud como su bienestar, así como las reglas médicas altamente recomendadas por los doctores y podría provocar que aumenten los contagios que dañen y pongan en peligro la salud del público", decía la opinión rabínica publicada en los medios de comunicación ultraortodoxos y recogida por la plataforma de noticias Ynet.

En el festival de Purim pasado, al comienzo de la crisis del coronavirus en el país, hubo un salto cualitativo en los contagios después de que muchos ciudadanos ignorasen la normativa que limitaba los encuentros sociales multitudinarios.

Este año las celebraciones comenzarán este jueves y durarán en algunos lugares hasta el domingo siguiente, los barrios se suelen llenar de fiestas, las personas, tanto religiosas como laicas, se disfrazan, y las familias y amigos se reúnen para comer y, sobre todo, beber.

BEBER HASTA NO DISTINGUIR EL BIEN DEL MAL

El festival celebra la historia de la liberación judía del imperio persa durante el siglo quinto antes de Cristo, según la relata el Libro de Ester. Y la tradición de beber alcohol en exceso parece tener su fuente en el Talmud, (el libro de ortodoxia judía que explica la ética tras los comportamientos de la religión) que cita al rabino Rava, del siglo tercero de la era común, aconsejando beber hasta no poder distinguir entre el virtuoso Mordejai, uno de los héroes de la historia, del malvado Hamán, su enemigo.

Siendo tan relevante la autoridad religiosa que lo aconsejó, la tradición se ha cumplido a rajatabla desde entonces, provocando situaciones de embriaguez de todo tipo y color en las diversas comunidades judías del mundo.

"Sin embargo, en el siglo XII el Rambam (Maimónides) lo corrige, y dice que la idea en realidad es beber para estar medio dormidito, pero no para perder el sentido", aclaró a Sputnik la rabina Diana Villa.

Villa siguió explicando: "Lo que pasa es que la gente se acostumbró a tomar, y los ultraortodoxos beben muchísimo en las yeshivot (casas de estudio judaico), donde los tienen muy controlados todo el año y este es el único día en el que dan rienda suelta a esto y está incluso bien visto".

"Y se lo tomaron demasiado en serio", agregó con tono de reprobación.

La advertencia rabínica de este 2021 va dirigida a los hombres ultraortodoxos ya que, como apunta la rabina, "las leyes están escritas por hombres y principalmente para los hombres".

La iniciativa fue de Menachem Chaim Breier, vicedirector médico del centro médico Mayanei HaYeshua, de la ciudad predominantemente ultraortodoxa de Bnei Brak, y firmada por diversas autoridades rabínicas.

Si bien la embriaguez ultraortodoxa masculina en Purim es la norma, no hay consenso religioso con respecto a ese precepto, por cierto, y Breier ha sido uno de los disidentes, ya que lleva años haciendo pública su opinión contraria a la borrachera, particularmente entre los miembros más jóvenes de la comunidad ultraortodoxa, según señalaba Ynet.

"Es horrible esa costumbre, especialmente si te alcoholizas hasta no tener control. Eso no tiene nada que ver con Purim y es una mala idea, tanto en días normales como en días de fiesta", corrobora Villa.

ADEMÁS, TOQUE DE QUEDA

Este martes el gobierno israelí aprobó un toque de queda nocturno en el día en que comienza la festividad. Entrará en vigor a las 20:00 y se levantará a las 5 de la madrugada, durante cuatro días.

Desde el comienzo de la crisis sanitaria ha habido algunos toques de queda impuestos específicamente durante fiestas, precisamente para evitar las reuniones masivas y la consecuente propagación del virus.

"Esto es para prevenir lo que pasó en el último Purim. No queremos una repetición de lo mismo", dijo el primer ministro, Benjamin Netanyahu, durante una visita a un centro de vacunación en la ciudad de Acre, este martes, advirtiendo que, a pesar de la campaña de vacunación, el virus se sigue propagando, así que más vale no bajar la guardia.

 

Fuente: Mundo.Sputniknews.com

Last modified on Miércoles, 24 Febrero 2021 14:23