También habrá fuegos artificiales en México por el primer triunfo indígena Unsplash

También habrá fuegos artificiales en México por el primer triunfo indígena

Mar 24, 2021

En sus festividades este año por el bicententario de la independencia, México recordará también un episodio histórico poco conocido por el gran público: la primera derrota que sufrió ante comunidades aborígenes una expedición española pionera, que navegaba en 1517 explorando las costas de la actual península de Yucatán.

El hecho, documentado por cronistas de los expedicionarios como Bernal Díaz del Castillo, se produjo en la primavera boreal de 1517, el 25 de marzo, en las costas del actual estado de Campeche frente al Golfo de México; y para su conmemoración llegará como invitado especial el presidente de Bolivia, Luis Arce .

La batalla, en la que perdieron la vida casi 60 españoles, ocurrió en Champotón, llamado originalmente en maya antiguo Chakán Putum, "comarca de la sabana", que se extendía por la franja costera peninsular.

Esa batalla es poco conocida, en parte porque no fue protagoniza por la expedición del conquistador Hernán Cortés, quien llegó un año después y logró la caída de la gran Tenochtitlán, capital de imperio mexica, también conocido como azteca, el 13 de agosto de 1521, después de un sitio que duró tres meses.

A diferencia de la población del altiplano central del actual territorio mexicano, aquella población costera fue fundada por uno de los linajes de la cultura maya más importantes, los Itzales, cuando abandonaron la ciudad de Chichen Itza alrededor del año 700 de nuestra era, hasta convertirse en principal enclave indígena costero en el siglo XII.

UN PRIMER ENCUENTRO AMABLE

El cronista de los conquistadores españoles, Bernal Díaz del Castillo, a quien se atribuye la escritura de la "Historia verdadera de la conquista de la Nueva España", relata que la primera expedición española a las costas mexicanas fue encabezada por Francisco Hernández de Córdoba, en 1517.

Este conquistador encabezó la expedición que partió de Cuba, como lo haría después Cortés, en una travesía por la que fue consagrado como descubridor de la península de Yucatán, después de recorrer la Isla Mujeres y el Cabo Catoche en el extremo noreste de ese territorio frente al mar Caribe.

Tras navegar alrededor de la región de Yucatán, en la actual costa oeste fueron recibidos pacíficamente por los aborígenes, quienes les permitieron abastecerse de agua en la desembocadura de un río.

Los expedicionarios incluso recibieron mantas y regalos de las comunidades habitantes de la zona para que un gran navío y dos bateles continuaran bordeando la costa.

Por un error de la tripulación, los contenedores no fueron bien cerrados y el agua se derramó, obligando a los españoles a desembarcar nuevamente más al sur, en Champotón

Los exploradores llenaban de nuevo sus pipas de agua en un pozo que bautizaron Pozo del Perro (Chen Pec), porque el ladrido de un perro los descubrió, cuando fueron cercados por guerreros mayas que comandaba el cacique Moch-Couoh.

"BAHÍA DE LA MALA PELEA"

El relato de Bernal Díaz del Castillo describe que al amanecer vieron llegar por la costa a muchos guerreros con arcos, flechas, lanzas, garrotes, hondas y piedras.

"Llegaron con las caras pintadas de blanco y prieto, banderas tendidas, y penachos y tambores", describe el cronista que sobreviviría a las dos expediciones, hasta fallecer a los 89 años en Guatemala, en 1584.

Según la crónica, no hubo tiempo de evitar el primer combate entre hombres de las dos civilizaciones en territorio mexicano, hace 503.

"Se vinieron derecho a nosotros, luego hicieron sus escuadrones y nos cercaron por todas partes, nos dieron tales rociadas de flechas y varas, y piedras tiradas con hondas, que hirieron sobre ochenta de nuestros soldados", relata Díaz del Castillo.

El capitán Hernández de Córdoba observó que no bastaba la buena pelea que ofrecían sus hombres.

"Nos cercaban tantos guerreros, y venían muchos más de refresco del pueblo y les traían de comer y de beber y mucha flecha", según el cronista.

El resultado fue sangriento: "Todos heridos de a dos o de a tres flechazos, con tres soldados atravesados de lanzadas por los gaznates y el capitán corriendo sangre de muchas partes, viendo que no teníamos fuerzas para sustentarnos, ni pelear, acordamos con corazones muy fuertes romper en medio de sus batallones, escapar y acogernos a los bateles que teníamos en la costa".

La expedición perdió a 57 soldados en la batalla, un par de ellos fueron apresados vivos, dos más desaparecidos, y cuatro más fueron lanzados al mar después de morir "con la vergüenza de la derrota", que los llevó a bautizar aquella la ensenada como "Bahía de la Mala Pelea", la primera gran derrota de los conquistadores españoles.

El propio capitán Hernández de Córdoba resultó herido, y ordenó la retirada a Cuba, donde murió en Samcti Spititus aquel mismo 1517, a los 50 años.

El Gobierno mexicano recordará el episodio como "la primera derrota a un ejército invasor extranjero en América", y primera victoria de un pueblo originario mexicano, "en defensa de su territorio contra los invasores españoles de aquel tiempo", dijo en fecha reciente el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Por la memoria de las canoas en que se movilizaron los combatientes de las comunidades originarias, la Marina Armada de México encabezará la conmemoración.

Los presidentes Andrés Manuel López Obrador y Arce , lanzarán desde ese lugar, el 25 de marzo, un nuevo llamado a la unidad y la defensa de la soberanía latinoamericana. 

 

Fuente: Mundo.Sputniknews.com

Last modified on Miércoles, 24 Marzo 2021 14:13