La hallaca, el plato típico navideño que representa la unión familiar venezolana CC BY 2.0 / Javier Lastras / Hallacas recien Cocidas

La hallaca, el plato típico navideño que representa la unión familiar venezolana

Ene 05, 2022

Para los venezolanos, la hallaca es sinónimo de Navidad. Cada año, las familias hacen grandes esfuerzos para colocar en su mesa al menos uno de estos bollos de masa envueltos en hoja de plátano y rellenos de carne, que están cargados de tradición.

La preparación de las hallacas comienza desde que se compran los ingredientes, que deben ser frescos y de muy buena calidad, pues cualquier mala elección puede cambiar el resultado.

En los hogares venezolanos es habitual que cada miembro tenga una función: quien sale a comprar los ingredientes, el que lava las hojas de plátanos y luego las selecciona, quien pica los aliños, los que preparan el guiso y la masa, quienes las adornan y por último los que las amarran.

Cada paso es vital para que este plato, tan deseado por la mayoría de los venezolanos, quede perfecto.

No es un trabajo fácil y como en la cena familiar del 24 y el 31 todos suelen comerse una o dos hallacas, también deben participar en su elaboración, y a lo largo de los años ir heredando funciones y perfeccionándolas.

Los niños siempre se encargan de la decoración, las abuelas y los abuelos son quienes habitualmente tienen el secreto de los guisos y sus hijos son quienes se ocupan de preparar la masa.

"Todo debe estar casi estudiado y medido; una hallaca no debería quedar con más relleno que otra, tampoco deben estar en hojas de diferentes tamaños, feas, porque la presentación es importante", dijo a la Agencia Sputnik, Amalia Núñez, de 78 años, quien desde niña ha preparado hallacas en familia.

 

DOS DÍAS DE PREPARACIÓN

En la casa de los Núñez la preparación de las hallacas lleva dos días: el primero se realiza el guiso con variados aliños, pollo en tiras, carnes de cerdo y de res picada en cuadritos.

El segundo día todos los miembros de la familia se sientan en la mesa y por estaciones se distribuyen las tareas.

Primero alguien elige la hoja, coloca la masa amarilla, y la aplana hasta formar un círculo, luego alguien más le añade el guiso en el centro, después los adornos, que son uvas pasas, aceitunas, pimentón y cebolla, después se cierra, se pasa a quien la amarra con pabilo y de allí van directo a cocinarse en agua hirviendo durante una hora aproximadamente.

Ese día siempre suenan gaitas (música navideña típica de Venezuela), y se traduce en una fiesta familiar.

Por ello, para Amalia la realización de las hallacas es tan importante como la noche del 24 y 31 de diciembre, porque habitualmente todos se reúnen y celebran.

"Es un trabajo agotador, porque hay mucho que hacer, pero es un trabajo que uno hace en feliz porque une, y el resultado no depende de una sola persona sino de todos en familia como un equipo; ese es un regalo que me dejaron mi mamá y mi abuela, y que yo le he transmitido a mis hijos", afirmó.

 

VENEZOLANOS EN EL EXTRANJERO

En los últimos años en Venezuela ha habido grandes cambios, uno de ellos, la separación de las familias ante el incremento de la migración producto de la crisis económica.

Esta situación ha restado integrantes en muchos hogares para la preparación de esta receta familiar, que en cada casa y en cada región del país tiene un toque particular.

Sin embargo, la elaboración de las hallacas también se ha convertido en una excusa para que venezolanos se reencuentren en el extranjero al son de la música típica de su país.

Las recetas familiares han cruzado fronteras, e incluso en algunos casos se han vuelto una opción para generar ingresos, pues muchos venezolanos deciden venderlas a sus connacionales que a veces por estar solos en otros países eligen no prepararlas, aunque no pueden dejar de colocarlas en su plato en Navidad.

 

Fuente: Mundo.Sputniknews.com

Last modified on Miércoles, 05 Enero 2022 12:10