Venta fraudulenta de bacalao está acabando con tiburones en México

Nov 25, 2019

La organización Oceana México reveló que muchos tiburones, que se venden como bacalao en la capital del país, están en riesgo de desaparecer si no se toman medidas y acciones para protegerlos.

La mayor organización internacional centrada exclusivamente en la conservación de los océanos dio a conocer que luego de realizar una investigación se determinó que en la Ciudad de México existe sustitución y fraude en la venta del pez que habita en mares fríos.

“Se detectó que 31.5 por ciento de las porciones de bacalao analizadas en restaurantes, supermercados y pescaderías en Ciudad de México, no correspondían con el nombre de venta”, refirió.

Los datos del estudio indican que se comercializan tiburones de especies amenazadas, vulnerables y en peligro, las cuales se encuentran en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Se trata de ejemplares que están amenazados como cazón mamón, toro y coralino; mientras que entre los tiburones vulnerables están: puntas negras, zorro y tiburón sedoso, así como se encontró una especie llamada martillo, el cual está en peligro.

Los directivos de Oceana indicaron que el papel de los escualos es esencial e irremplazable para mantener la salud de los océanos, además muchos de ellos están amenazados y en peligro de desaparecer.

“Nosotros, sin saberlo, nos los estamos comiendo”, aseveró su vicepresidente, Pedro Zapata.

Resaltaron que en la presente temporada del año es cuando mayormente se consume bacalao y las pescaderías son las más fraudulentas, ya que lo sustituyen también con rayas, tilapias y otras especies.

Renata Terrazas, directora de campañas de transparencia del organismo y responsable de la investigación llamada “Gato X Liebre, venta y sustitución en la venta de bacalao”, explicó que la sustitución en las muestras analizadas fueron menores en supermercados con 4.5 por ciento, comparado con restaurantes (40 por ciento) y pescaderías (55 por ciento).

Los resultados de la investigación arrojaron que del total de muestras analizadas, el seis por ciento correspondía a producto de acuacultura (tilapia), 28 por ciento a especies de escama marina (mero, esmedregal, robalo y merluza), así como el 66 por ciento a elasmobranquios (rayas y tiburones).

“El objetivo de esta investigación fue identificar el grado de sustitución en el bacalao y conocer las especies que lo sustituyen, esta práctica tiene repercusiones económicas para el consumidor y la salud de los mares”, explicó Terrazas en un reporte.

Este estudio, realizado por Oceana es el primero de su tipo a esta escala hecha y publicada en México, usó el método de identificación genética de ADN para examinar en laboratorio las muestras de bacalao tomadas establecimientos de la capital del país.

 

NTX  -  eitmedia.mx