Cuba sigue apostando por el turismo a pesar de la pandemia Unsplash

Cuba sigue apostando por el turismo a pesar de la pandemia

Sep 10, 2021

A pesar del impás que ha supuesto el covid-19 para todos los países dependientes del turismo, y aunque aún no se ve claramente el fin de esta situación, Cuba ha decidido seguir apostando fuerte a esa carta.

Lo demuestran no solo las inversiones en el sector, que no se han detenido en medio de la mayor crisis económica que ha sufrido el país en décadas. Lo corrobora el anuncio de la intención de abrir todas las fronteras del país para el 15 de noviembre, que pudiera parecer precipitado cuando en estos momentos la pandemia se ha ensañado especialmente con los cubanos.

Las esperanzas y los análisis de las autoridades de Turismo y de Salud cubanas, se basan en que para esa fecha de mediados de noviembre, que coincide con el inicio de la temporada alta turística, esté vacunada la mayor parte de la población y se logren bajar las tasas de incidencia del covid-19.

Sin recursos naturales ni industriales, desde hace varias décadas, Cuba vio en el turismo una vía para desarrollar la economía del país, al punto de definirlo como sector estratégico en el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hacia 2030.

Así parecía en 2019, cuando arribaron a la isla 4,2 millones de visitantes. Ese año, el Gobierno de Estados Unidos implementó un total de 243 medidas contra Cuba, que se sumaron al embargo existente desde 1961, y que impactaron negativamente en el turismo. Especialmente afectado resultó el incipiente sector privado, que había tomado auge tras el deshielo de la era Obama.

"El sector turístico, como uno más en Cuba, sufre muchísimo el bloqueo. Primero que todo, nosotros somos un país del Caribe que no recibe a un mercado natural que existe en el área que es el mercado norteamericano, que cada día se restringe más (...), somos el único país del mundo al cual se le prohíbe a un ciudadano norteamericano viajar", declaró a la agencia Sputnik la viceministra primera del Ministerio de Turismo de la isla María del Carmen Orellana.

A pesar de las sanciones, para 2020 las perspectivas eran ambiciosas.

"En aquel momento nos propusimos como plan alcanzar la cifra de cinco millones de visitantes en el 2020, pero en marzo llegó la pandemia a Cuba y la actividad de turismo en el país sufrió un duro golpe. Desde esa época hasta la fecha, solo hemos podido operar en instalaciones de Cayo Coco y Varadero y La Habana", expresó en la televisión cubana el ministro de Turismo, Juan Carlos García Granda.

En ese primer año pandémico, la cifra no pudo rebasar el millón. En este, desde el 1 de enero hasta el 31 de agosto de 2021, ingresaron a Cuba 163.743 visitantes internacionales. Esa cifra significa 2.960.000 visitantes menos que en igual periodo del 2019.

Con vuelos directos a diario desde Moscú a Varadero y Cayo Coco, Rusia se ha convertido en el mercado principal, con más de 103.000 turistas rusos hasta la fecha.

 

LAS FRONTERAS SE ABREN

Por el desangre que significa para la economía, tanto la estatal como la privada, la reapertura de fronteras, en el mismo momento en que debería iniciarse la temporada alta, puede verse como una pequeña tabla de salvación en un mar muy revuelto por la pandemia y otros males, y que por tanto, conlleva altos riesgos.

"Hay que partir de la condición de que todos los esquemas de vacunación plantean que llegaremos a más del 90 por ciento de vacunados en el mes de noviembre. Tras esta decisión hay análisis, seriedad y responsabilidad", aseguró el ministro.

Por otra parte, se ha tomado en consideración que varios de los principales emisores de turismo hacia Cuba ya tienen altas cifras de vacunados, como Canadá, Francia, Reino Unido, Alemania y España.

"Esta es una oportunidad, permite prever y construir el reinicio de la operación turística, que beneficia a un gran número de sectores de la economía cubana", acotó García Granda.

Según la viceministra Orellana, la esperada menor incidencia del covid-19 y el aumento de los vacunados en el país permitirán recibir a los viajeros de forma segura.

Se prevé que entonces los protocolos sanitarios eliminen la cuarentena y cambien el PCR a la llegada por monitoreo de síntomas y temperatura, así como presentación de certificados de vacunación. Faltaría solo cruzar los dedos para que esas medidas sean suficientes y no agreguen leña al fuego de la complicada situación epidemiológica y de recursos que sufre en estos momentos la isla.

 

EL TURISMO MUNDIAL CIFRA SUS ESPERANZAS EN LAS VACUNAS

Este es ya el segundo año de la mayor crisis de la historia mundial de la llamada 'industria sin humo'. La Organización Mundial del Turismo (OMT) certifica que durante los cinco primeros meses del año, se registraron en todo el planeta 147 millones menos de llegadas internacionales que en el mismo periodo de 2020, o 460 millones menos que en 2019, el año previo a la pandemia.

Una tendencia de ligero repunte se registró en mayo, cuando algunos destinos empezaron a flexibilizar las restricciones.

"Para restablecer la confianza y reiniciar el turismo será esencial acelerar el ritmo de vacunación en todo el mundo y trabajar en la coordinación y comunicación efectivas sobre unas restricciones de viaje en constante cambio, impulsando a la vez las herramientas digitales para facilitar la movilidad", afirmó el secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili.

Para junio, solo 63 destinos mantenían las fronteras completamente cerradas, de ellos, 33 están en Asia y el Pacífico, y solo siete en Europa, la región con menos restricciones de viaje en la actualidad.

El turismo internacional está remontando lentamente, aunque la recuperación sigue siendo muy frágil y desigual. La creciente preocupación por la variante delta del virus ha llevado a varios países a reintroducir medidas restrictivas.

Las estimaciones de la OMT hablan de la recuperación a plena capacidad del sector para 2023 o 2024.

Con respecto a Cuba, la viceministra Orellana espera que sea aún antes.

"No sé si es porque lo necesitamos, pero somos más optimistas respecto a ese 2023-2024", resaltó y apuntó que "las personas están ya muy cansadas del encierro y las medidas de control" y en cuanto ven las condiciones óptimas de seguridad, planifican un viaje.

Según la OMT, "el Caribe registró los mejores resultados relativos de todas las subregiones del mundo durante el mes de mayo de 2021. Los crecientes viajes desde los Estados Unidos han beneficiado a destinos del Caribe y América Central, así como a México".

"Nosotros pensamos que una vez que se logre vacunar a todo el pueblo y que se abran las fronteras en Cuba, nos comenzaremos a recuperar. Antes del 2024, como dice la OMT", vaticinó la viceministra primera de Turismo.

Esta es una apuesta arriesgada que Cuba no se puede dar el lujo de perder.

 

Fuente: Mundo.Sputniknews.com

-  eitmedia.mx