Arte en Haití… a pesar de todo Unsplash

Arte en Haití… a pesar de todo

Oct 07, 2021

Macetas, jarrones, imágenes de deidades, animales... casi cualquier forma puede fundir Jacob Pierre con cemento e imprimirle el colorido característico del arte haitiano, junto a su estética naif.

"Aquí mismo hacemos las esculturas, las pensamos, luego dibujamos en el papel y por último hacemos los moldes. Es un proceso largo pero gratificante", dijo el artista a la Agencia Sputnik.

Pierre no siempre soñó con ser escultor. De niño le apasionaban las ciencias, y la medicina, quiso ser cirujano, pero los escasos recursos familiares lo alejaron de esa meta.

Ahora moldea el cemento y la piedra, le da forma a pesar de los grandes desafíos del arte en una nación marcada por los disturbios políticos y los desastres naturales.

"Me apasiona lo que hago, muchas veces me levanto a mitad de la noche porque tengo la solución de un proyecto. En ese momento tengo que moldear la figura aunque sea con plastilina", narró.

En la avenida Panamericana, a escasos metros de la residencia oficial del primer ministro, expone su obra, recibe a los clientes y crea nuevos proyectos junto a varios colaboradores.

Es uno de los espacios artísticos de Puerto Príncipe, a la orilla de la carretera, donde se juntan disímiles artesanos a trabajar el metal, las fibras naturales y otros materiales, muchos de ellos reciclados.

Allí vuelven a cobrar vida las chapas de aluminio y similares para convertirse en coloridos "tap tap", el transporte colectivo que identifica al país, o elaborados bosques naturales y cestas realizadas con técnicas de tejido centenarias.

 

CEMENTO EN MOVIMIENTO

Jacob, en cambio, prefiere la escultura, la aparente rudeza del cemento y la rigidez de la roca que luego complementa con líneas curvas para darles movimiento.

No tuvo oportunidad de asistir a una escuela de arte, pero más de 10 años amoldando el concreto le brindan una incalculable experiencia para conocer qué figura puede hacer con cada tipo de material.

"Hay clientes que vienen con una idea precisa de lo que quieren, pero lo que realmente disfruto es cuando me dan la posibilidad de crear, aunque sea con una propuesta suya", nos cuenta.

En los últimos años Haití se sacude de crisis en crisis, desde lo político, económico y social. Lo más reciente fue el magnicidio del presidente Jovenel Moïse, y el terremoto que asoló los departamentos del sur, y eso también hace mella en los artistas.

"Desde hace tres años es cada vez más difícil vivir de lo que hacemos. Las personas pierden sus trabajos y no pueden gastar dinero en comprar esculturas", se lamenta, mientras espera que la situación mejore para todos los haitianos.

Mientras eso sucede sigue creando. Su más reciente proyecto es un felino que imita a una pantera. "Va a formar parte de la decoración de un jardín", nos dice.

A pesar de todo el arte sobrevive en Haití, sin las técnicas más modernas, con procesos productivos muy artesanales y adaptados a la realidad nacional, pero siempre resilientes como los mismos ciudadanos.

 

Fuente: Mundo.Sputniknews.com

-  eitmedia.mx 

Last modified on Jueves, 07 Octubre 2021 11:13