Capitolio de La Habana, símbolo de identidad y de la historia de Cuba Wikipedia

Capitolio de La Habana, símbolo de identidad y de la historia de Cuba

May 08, 2019

A 90 años de su construcción, el Capitolio Nacional se muestra imponente ante los ojos de propios y extraños y abre sus puertas para recibir en sus más de 39 mil metros cuadrados, 28 patios e innumerables oficinas y salones, a los asistentes a la 39 Feria Internacional de Turismo (FITCuba-2019), antesala de los 500 años de la fundación de la isla.

Para los organizadores de la FITCuba-2019, los 91.73 metros de altura que hay del piso a su cúpula -desde donde se muestra como testigo mudo de una parte importante de la vida de esa nación- son un atractivo más de la belleza que la isla ofrece al mundo en materia turística, aunado a su tradición, cultura, arte, sol y mar.

La cúpula del Capitolio de La Habana, sede de la Asamblea Nacional de Cuba, se somete actualmente a serios trabajos de restauración que buscan devolverle su antiguo color dorado. Las labores están a cargo de un grupo de especialistas de la Oficina del Historiador de la Ciudad (OHC), quienes participan junto a expertos rusos.

Se espera que los trabajos dedicados a fortalecer sus estructuras de hormigón y acero, así como a rescatar elementos decorativos, concluyan previo al aniversario 500 de la isla.

Lo mismo sucede con la Estatua de la República, de 17 metros de altura, desde la base hasta la punta de la cabeza, con un peso de 49 toneladas –considerada una de las tres esculturas más grandes bajo techo en el mundo-, que se encuentra ubicada en un nicho del Salón de los Pasos Perdidos.

"La Estatua de la República se encuentra en restauración actualmente. La pieza está hecha en bronce laminado en oro y representa, a través de una figura femenina, a la República de Cuba. De ahí su nombre. Reposa sobre una base de mármol de dos metros de altura", informó Claudia García.

"Es una mezcla de la diosa griega Atenea, como símbolo de justicia y conocimiento y representa el físico de la mujer cubana de la época. Además representa toda la grandeza (del país), dado que tiene 17 metros de altura desde la base hasta la punta", añadió la guía de turistas.

Dijo que una vez que concluya la restauración volverá a ser develada. "Los proyectos son para celebrar el 500 aniversario de la Villa de San Cristóbal de La Habana, en noviembre será develada", agregó.

Claudia García forma parte de un grupo de guías de turistas que diariamente ofrecen a los visitantes nacionales, de lunes a sábado, seis recorridos con un máximo de 60 personas, con excepción de los miércoles por la tarde que son reservados para las visitas institucionales.

Su explicación da inicio desde la construcción del Palacio del Congreso, el cual, anotó, comenzó en 1926 y oficialmente fue inaugurado el 20 de mayo de 1929. Sin embargo, hasta 1931 se mantienen los trabajos de construcción, "justo a tiempo para la toma de posesión de Gerardo Machado como presidente de Cuba por segunda vez".

Una vez construido el edificio, el ala norte es ocupada por la Cámara de representantes y el ala sur por el Senado.

Al ascender a través de la escalinata principal -de 56 escalones- hecha de granito, el turista se topa con el pórtico central, integrado por 12 columnas de estilo jónico y, en su parte elevada, hay siete frisos hechos de mármol, diseñados y realizados por el artista italiano Angelo Zanelli.

El escultor también estuvo a cargo de las dos estatuas de seis metros de altura que enmarcan ambos lados de la escalinata principal, los cuales simbolizan El Trabajo, en el caso de la estatua masculina, y La Virtud Tutelar del Pueblo, en el caso de la femenina.

A ello se suman, en los costados norte y sur, dos pequeñas puertas desde las que se llega en elevador a los diferentes niveles del Capitolio. La entrada principal está decorada con 30 paneles hechas en bajo relieve en bronce, fundidas en Francia, las cuales fueron diseñados por el cubano Enrique García Cabrera.

Los paneles "iniciando siempre de izquierda a derecha cuentan los momentos más importantes de la historia de Cuba, comenzando con 1492, el descubrimiento de la isla por Cristóbal Colón, pasando por 1929, con la inauguración del Capitolio de La Habana", destacó García Gómez.

Lo anterior concluye con los cinco presidentes cubanos, desde 1902 hasta 1929 con Gerardo Machado. Ello sin olvidar otro momento de la historia de Cuba, en 1933 cuando este pueblo se subleva y toma el Congreso pidiendo la destitución de Machado, con lo que se pone fin a su gobierno.

"Al hacerlo, al tomar la sede del Congreso, borran su cara, en símbolo de protesta de descontento", añadió la estudiosa de la historia del Capitolio a los turistas, algunos de los cuales, que una vez que recorrieron la sede de la Feria, buscan "empaparse" de la historia de esta nación.

Así, una vez que se cruza la puerta principal del Capitolio, el Salón de Los Pasos Perdidos recibe a los visitantes de todo el mundo.

Se trata de un espacio que tiene 120 metros de largo y es llamado así por la acústica que presenta en su interior, dado que se pierde el sonido en relación a su interlocutor, en la medida que se avanza hacia uno u otro lado.

Su decoración es de estilo renacentista, influenciado por los grandes edificios de la época como en Francia.

"El nombre del Capitolio, que tampoco fue impuesto y no es ninguna copia al de Washington, en los Estados Unidos, puede que las personas asuman que es el mismo, para nada.

"Existían dos posibles nombres: Palacio del Congreso y Capitolio, pero fue a través de una encuesta realizada en su momento, es que la mayoría del pueblo elige el nombre de Capitolio para nombrar al edificio", agregó Claudia García.

En el interior hay un busto hecho de mármol de un prócer cubano, rodeado de unas ramas de encino y otras de laurel, símbolo del triunfo y de fortaleza.

La Biblioteca del Congreso, que muestra orgullosa sus candelabros de un peso aproximado de una tonelada, también será abierta al público una vez que concluya la restauración y estará incluida dentro del recorrido del Capitolio.

Pero el Capitolio encierra más que historia, guarda las vivencias de quienes la visitan por primera vez y de aquellos que han recorrido su interior, y al hacerlo nuevamente se maravillan con sus jardines interiores o con la Tumba del Mambí Desconocido, donde descansan los restos de quienes cayeron en las primeras luchas independentistas por una Cuba libre y soberana.

 

NTX  -  eitmedia.mx