Mural de la Prehistoria seduce a visitantes de FITCuba 2019

May 12, 2019

Pinar del Río.- Los más de 80 metros de alto por 120 metros de ancho del Mural de la Prehistoria, una de las pinturas a cielo abierto más grandes del mundo, reciben en el Parque Nacional de Viñales a los visitantes de la 39 Feria Internacional de Turismo (FITCuba-2019), quienes gustosos se dejan seducir por sus formas y colores.

José Carlos Hernández Rodríguez, administrador del mural, expresó su optimismo de que la Feria -que concluye este viernes- detone un mayor crecimiento del turismo nacional e internacional en el lugar que anualmente recibe entre 60 mil y 70 mil visitantes.

“(El mural) fue una idea del naturalista cubano (Antonio) Núñez Jiménez y del desaparecido compañero Fidel Castro. Ellos tuvieron la idea de plasmar un mural en las piedras del periodo Jurásico, que busca representar a la evolución de la tierra”, explicó.

“En él se representan los hallazgos arqueológicos encontrados por el geógrafo, espeleólogo y compañero Núñez en aquella época, de animales prehistóricos que existieron en este lugar, también conocido como tierra del tabaco”, añadió.

Para la realización del mural se importaron miles de galones de pintura de España, a base agua que tiene propiedades muy peculiares para resistir la erosión, la lluvia, la humedad y las diferentes temperaturas que imperan en la zona, detalló.

Además, dijo, fue necesario retirar toda la capa vegetal que cubría el farallón y se contó con la colaboración de una veintena de campesinos para realizar tarea, razón por la cual se utilizaron correas de paracaídas para escalar hasta la cima.

Al lugar se arriba por la autopista nacional que conduce a través de sus 218 kilómetros desde la Habana a esta provincia, mismos que bien valen la pena porque a diferencia de otros murales, éste sí se puede tocar.

“Los visitantes pueden tocar la parte de abajo de los murales, pero no pueden escalar”, aclaró Hernández Rodríguez, quien invitó a todos los amantes de la naturaleza a visitarlo, pues además se ofrece buena gastronomía, un paisaje que parece que abraza al visitante, así como mucha diversión.

Sobre las figuras que están plasmadas en el mural, dijo que representan los restos fósiles encontrados ahí. Están realizadas “por puntos, después unían todos los puntos y así se lograba el producto final”, y abundó que la figura es en línea, los colores predominantes son rojo, amarillo, verde, azul y una línea negra para el contorno.

En 1999, la UNESCO lo declaró Paisaje Cultural de la Humanidad.

Carlos Alberto Torres, guía del lugar, precisó que la obra plasmada en un mogote (similar a una montaña), estuvo a cargo del pintor cubano Leovigildo González Morillo, quien la inició en septiembre de 1959 y fue en marzo de 1960, cuando se concluyeron los trabajos.

“El pintor cubano fue discípulo (del también pintor y muralista mexicano) Diego Rivera”, agregó el responsable del área de relaciones públicas, quien dijo que las figuras del Mural de la Prehistoria están basadas desde los primeros invertebrados hasta restos de asentamientos de aborígenes en algunas cavernas.

Explicó que fue dibujado a pincel entre rocas del periodo Jurásico, con un sistema de drenajes diseñado por el autor lo que evita la acumulación de agua entre las piedras. Observó que se trata de un conjunto de 12 piezas que representan figuras humanas, mamíferos gigantescos como los grandes osos, moluscos y reptiles marinos mesozoicos.

“Son restos de moluscos que habitaron desde el devónico hasta el cretáceo medio que es cuando desaparecen, pues se plantea que ocurre la famosa explosión , producto de un meteorito que cayó sobre (la península) de Yucatán y cayeron en este lugar”.

“Del plesiosauro, ese reptil marino, se encontró un cráneo fosilizado en brea, se hizo una réplica, cuyo original se encuentra resguardada en una sala expositoria (museo) por las autoridades competentes”, detalló, al precisar que en el mural también están plasmados, en el centro, los mamíferos.

“Se han encontrado múltiples evidencias al lado de restos humanos, lo que hace pensar a los científicos que pudiera ser que algunos primeros aborígenes que habitaron nuestro archipiélago, hayan venido a la caza de estos mamíferos, un oso gigante que llegaba a medir hasta 1.20 por 50 metros de largo”.

Y finalmente, al extremo derecho se encuentran los primeros aborígenes que se asentaron en la región occidental; “ellos se resguardaban en cavernas, no conocían la agricultura, estaban muy atrasados”.

Puntualizó que las agencias de viaje ofrecen ofertas a los turistas como es el caso de México, que llega un número importante de visitantes, pero la idea es que aumente y que todos los países incrementen su presencia en el lugar.

Pir: GVM/NTX - eitmedia.mx