Turistas cambian playa por cenotes debido al sargazo Unsplash

Turistas cambian playa por cenotes debido al sargazo

Oct 11, 2019

El fenómeno del sargazo que ha afectado en los últimos años la actividad turística de Quintana Roo ha hecho crecer la afluencia de visitantes a los cenotes de la Península de Yucatán, lo cual podría provocar un desastre ambiental.

Aunque la gran mayoría de los cenotes no llevan un registro de visitantes, en algunos de los más populares de esta entidad, como el X´kekén y Samulá en donde el Patronato de las Unidades de Servicios Culturales y Turísticos de Yucatán (Cultur) cuenta con un parador turístico, se observa un aumento sostenido en el número de visitantes.

Tan sólo en lo que va del 2019, ya son más de 35 mil personas las que han visitado ambos ojos de agua, una cifra que supera en por lo menos 15 por ciento la afluencia registrada en el mismo periodo del año pasado, según cifras proporcionadas a Notimex por Cultur.

Esa tendencia en similar en otros ojos de agua con vocación turística como los de Homún, Cuzamá, Abalá, Valladolid, y Temozón, entre otros muchos puntos, que han sufrido modificaciones con el fin de facilitar el ingreso de los visitantes.

Apenas en agosto pasado, se dio a conocer que el Grupo Xcaret invertirá un total de tres mil 314 millones de pesos en un proyecto denominado “Xibalbá" que se basa en el recorrido de ocho cenotes que buscarán recrear el inframundo maya y abriría sus puertas en la segunda mitad del próximo año.

Sin embargo, aunque parecen buenas noticias en el tema económico y turístico, hay preocupación entre grupos ambientalistas y especialistas en el rescate de cenotes por el impacto que este crecimiento en la afluencia puede tener para la biodiversidad que habita en su interior y en los alrededores de esos ríos subterráneos.

“Sin duda los hoteleros y empresarios en Quintana Roo están dando un vuelco y mirando tierra adentro debido al grave problema del sargazo. Esto se puede convertir en un nuevo problema, ya que si explotan de manera irresponsable los cenotes, como ha sucedido en muchos casos, se puede causar un desastre ambiental”, declaró el arqueólogo subacuático Sergio Grosjean Abimerih.

El especialista, quien a lo largo de su carrera ha rescatado junto con su equipo de expedicionarios más de 80 cenotes, explicó que cada uno es un ecosistema único y que en algunos han encontrado especies de flora y fauna que sólo viven y se sustentan en esos ojos de agua.

“Hay muchas especies endémicas que podrían estar amenazadas por la contaminación e impacto producido por las oleadas de turistas a ciertos cenotes. Ya muchas especies nativas han desaparecido ya que la gente, al ingresar con repelentes, bloqueadores, bronceadores y cremas, dañan la calidad del agua”, precisó.

Además, continuó, mucha de la gente que ingresa a estos frágiles ecosistemas realiza sus necesidades fisiológicas dentro del cuerpo de agua, lo que también genera contaminación.

Por otra parte, el arqueólogo señaló que es necesario reforzar la seguridad y vigilancia de los sitios más visitados, pues apenas la semana pasado un estudiante colombiano perdió la vida en el cenote X´Cajun.

Y es que, aunque en algunos cenotes de uso recreativo ya te obligan a usar chalecos salvavidas, no es una norma generalizada y en la gran mayoría su uso es opcional.

 

NTX  -  eitmedia.mx

Last modified on Viernes, 11 Octubre 2019 16:04