¡Brazos arriba! EFE

¡Brazos arriba!

Jul 09, 2019

Pasada la treintena hay que empezar a convivir con la flacidez, especialmente si el deporte no forma parte de nuestra vida. 

Con el tiempo descubrimos que saludar con el brazo en alto no es una opción, de la misma manera que la manga corta de un vestido o una camiseta es mejor lucirla un poco más larga.

La doctora Ana María Téllez, especialista en medicina estética, señala que la acumulación de grasa subcutánea y el deterioro de la piel son las principales consecuencias de la flacidez en los brazos, unas circunstancias para las que recomienda seguir varios pasos para atenuarlas, además de tratamientos directos sobre la zona.

Por otro lado, el doctor Javier Moreno, director general de Instituto Médico Láser (IML), añade que una dermis adelgazada es sinónimo de aflojamiento cutáneo debido a que su entramado de colágeno “diminuye formando nudos irregulares en lugar de una red homogénea”.

El especialista añade que "los septums fibrosos pierden homogenidad, grosor y calidad y dejan de sujetar la estructura tabicada del tejido graso, dando lugar a una progresiva desvitalización y atrofia, que es la responsable más importante de la flacidez".

 

NO A LAS PESAS

 

“Hacer ejercicio sí, pero descartaría las pesas. La mayoría de los aparatos de gimnasio están diseñados para el trabajo fisicoculturista de modelación. Realizándolos solo se conseguirá ganar en volumen”, indica Téllez quien, sin embargo, aconseja la flexión de brazos, "inclinando el cuerpo a 90 grados de manera que la espalda quede paralela al suelo. Hay que levantar los codos más arriba que la espalda con los puños bajo los hombros". 

Y añade que después "se extienden de los brazos hacia atrás, sin bajar los codos, y llevando los puños bien arriba. En esa posición se debe contraer fuerte los músculos posteriores de los brazos. Luego bajar sólo antebrazos. Una acción de se debe repetir varias veces”.

La doctora también recomienda nutrir la piel con aminoácidos presentes en las proteínas como carnes, pescados, legumbres o  lácteos, “los ladrillos sobre los que se fabrican las fibras de la dermis”.

Entre los tratamientos que propone para mejorar el aspecto de la piel de la zona interior de los brazos está la carboxiterapia, que "permite reducir la grasa de los brazos, de una manera no invasiva, mediante la aplicación de dióxido de carbono por vía subcutánea”, señala Téllez.  

 

CONTRACCIÓN DEL COLÁGENO

 

La potencia del helio ionizado para eliminar la flacidez es la apuesta del doctor Javier Moreno, quien asegura que la tecnología del tratamiento con Renuvion es capaz "de contraer el colágeno hasta un 66% en septums fibrosos y dermis, una manera de reanclar la hipodermis al músculo".

El helio ionizado se infiltra por radiofrecuencia bajo la piel mediante un procedimiento minímamente invasivo. "El objetivo es conseguir calentar el tejido hasta el máximo con contracción. Este calentamiento en tan breve periodo de tiempo supone la contracción instantánea sin afectar al tejido circundante, frente a la radiofrecuencia estándar", afirma Moreno.

"A corto plazo, el resultado se percibe por una contracción inmediata del tejido, que se produce como consecuencia del calentamiento intenso y controlado", añade el especialista.

“A largo plazo se produce una mejoría adicional a medida que se repara el colágeno coagulado y se genera la reconexión del tejido celular subcutáneo con las fascias musculares”, apuntilla.

Con la intención de redirigir el envejecimiento corporal, las doctoras Mar Mira y Sofía Ruiz del Cueto, proponen  poner freno a las “alas de murciélago” con una combinación de tratamientos como el Ultherapy con Bioestimuladores de colágeno, radiofrecuencia corporal e hilos tensores y, teniendo en cuenta “sus buenos resultados”,  infiltrar un nuevo ácido hialurónico específico que remodele los fibroblastos.

 

REDIBUJAR CONTORNOS

 

Para la especialista en estética Isabel Lostao, directora de la clínica del mismo nombre, la microestimulación sigue siendo la mejor vía para trabajar la “compleja musculatura de los brazos y tonificar la piel en tiempo récord, redibujando los contornos”.

Una técnica que acompaña la experta con radiofrecuencia multipolar dado que "estimula la formación de nuevo colágeno", según indica.

El tratamiento finaliza aplicando productos específicos para brazos, ricos en cafeína, geraniol y coenzima. “El producto tiene un efecto tensor inmediato a la vez que alisa la piel y mejora el aspecto del tejido en pocos días”, apunta Isabel Lostao.  

 

Por Inmaculada Tapia.  - EFE/REPORTAJES  -  eitmedia.mx